Ir al contenido principal

Practicando el agroturismo en nuestro confinamiento

 


Sin duda, el confinamiento de la pasada primavera ha supuesto una prueba para nuestra resiliencia. De pronto, un buen número de retos que hemos afrontado paulatinamente en clave proactiva.

Ahora con la hibernación turística, la pandemia nos regalará sin duda ese tiempo necesario para ensayar nuevas fórmulas de gestión del proyecto, perfeccionando aquellas prácticas tradicionales que requieren un aprendizaje paciente de ensayo/error. Aprovechando a tiempo completo lo que fue con parsimonia modulando en 20 años la iniciativa familiar de reconstrucción de ese espacio multifuncional que conforma hoy el proyecto Ecomuséu Ca l’Asturcón, donde agricultura, naturaleza y turismo cumplen su respectiva función para un auténtico paisaje rural, comestible, vivido, en continuo proceso de evolución. 

Tiempo de oportunidad y reflexión para poner en práctica el concepto de agroturismo que defendemos en el marco de la Red Ecotur, la conservación de los valores identitarios del territorio, la apuesta por una vida más saludable y sostenible donde la multifuncionalidad e identidad local sean los paradigmas para un regenerado medio rural vivo. Un agroturismo basado en recibir al viajero en las propias fincas, incluso sin la necesidad directa de contar con alojamiento y en unidades productivas en activo, en un contexto que debe funcionar con o sin él, en ningún caso debe crearse para él, para mostrarle nuestra actividad cotidiana y hacerle partícipe de nuestras experiencias. 


Como novedad en el manejo de las cabras, habitualmente limpiando fincas en las que pastan oveyas xaldas y asturcones, vamos a testar su aportación para el desbroce en el entorno del ecomuséu, minimizando así la necesidad de desbroces mecánicos. 

Empezaron hace poco desbrozando un seto donde erradicamos un nido de avispas asiáticas y estas últimas semanas, vamos paulatinamente ampliando espacios de intervención dentro de la finca del ecomuséu, su perímetro de sebes naturales, aprovechando la especial afición de las cabras bermeyas por las zarzas, la hiedra e incluso las ortigas. 

Compartiremos en este blog aprendizajes que la oportunidad de esta situación nos está brindando y si la situación lo permite invitaremos a quienes nos estáis siguiendo a participar voluntariamente en esos recorridos que intentaremos transitar con cabras bermeyas y oveyas xaldas en nuestro entorno a lo largo de estos próximos meses.




Comentarios

Entradas populares de este blog

Finaliza la temporada con el veranillo de San Miguel

Finaliza una nueva temporada de HórreoAventura, que se inició con el estreno del corto "TU PLANETA TIERRA" de César Rios, que siguió con las representaciones de Microteatro en el Hórreo con la obra "Recuerdos" de Mar Rojo Teatro y la oferta de vivaqueo en el hórreo para participar en las numerosas actividades del Ecomuséu Ca l'Asturcón y el Festival de la Tierra . Hoy recogemos les fabes de la granja para que acaben los próximos meses su secado en el hórreo, una semilla local y ecológica que reutilizamos año tras año, con algunas fabadas y fabes con corderu xaldu con los excedentes, y este año parece que la huerta nos regalará unas cuantas. Cuando parece tomar más fuerza la intención de permitir el cambio de uso para nuestros hórreos asturianos ya que el "Documento marco de recomendaciones sobre la gestión de bienes patrimoniales de carácter etnológico: hórreos y paneras" encargado por la Consejería de Cultura a la etnohistoriadora Cri

30 años de Turismo Rural

  El turismo rural nace en 1991 en Asturias con la pretensión de impulsar el desarrollo rural de nuestras aldeas amenazadas por el abandono de sus actividades tradicionales y el incesante despoblamiento. El Consejo de Gobierno en su reunión de 20 de febrero de 1991, aprueba el DECRETO 26/91 por el que se crea y regula la modalidad de Alojamiento Turístico, denominado "Casa de Aldea" que aparece en el BOPA del 16 de abril, en periodo electoral autonómico de 1991 y como despedida del último gobierno de Pedro de Silva, y en cierta medida gracias al ineludible compromiso de AMCA (Asociación de Mujeres Campesinas de Asturias)   lo que permite recoger que el/la titular “habite en el medio rural próximo y trabaje preferentemente en el sector agrícola o ganadero”. Si además añadimos la aprobación de la Ordenanza de los Campamentos de Turismo con el DECRETO 39/91 del 4 de abril, que prevé la instalación de “tiendas o caravanas en los terrenos pertenecientes a casas rurales habitadas